30 ago. 2007

TALLER

NO ES UN TALLER DE TEATRO...
TAMPOCO DE CANTO...
PERO INCLUYE A LOS DOS...


TALLER DE INTERPRETACIÓN EN COMEDIA MUSICAL

Dictado por Hernán Espinosa (director de Frankenstein, el musical y Cumbres Borrascosas, ópera-rock)

Dirigido a cantantes de cualquier edad con o sin experiencia

Programa:
-Introducción general al teatro musical (orígenes, diferencias y similitudes con la ópera, evolución y variantes)
-La música como generadora de sentimiento
-El sentimiento como base interpretativa
-La interpretación: eje de la actuación en comedia musical
-Técnicas teatrales aplicadas al canto
-Análisis textual (la canción que profundiza un personaje, la canción que avanza la acción, letras, etc.)
-Dramatización de canciones
-Muestra final

Clases teóricas y prácticas, trabajos individuales y grupales, apoyo con material gráfico y audiovisual, invitados especiales.

SÁBADOS DE 11 A 13 HS.
CPC COLÓN (Av. Colón 5300)

Cuota mensual: $25
Duración: tres meses a partir del sábado 8 de setiembre

26 ago. 2007

¿Y si pa` Chile me voy...?

No me importan las razones de por qué Chile está mejor que Argentina. La verdad es que está mejor. Y en el terreno cultural, ya en el verano me había dado cuenta, cuando me hubiera encantado asistir al espléndido Festival de teatro "Santiago a Mil".
Ahora, otro festival me hace repetir la angustia de estar aquí. Se trata del "6to Festival de Dramaturgia Europea Contemporánea", que tiene la genial idea de acercar los textos actuales del Viejo Continente bajo la mirada de directores y actores locales (chilenos, claro). Para espiar (y envidiar): click aquí.
PD1: Y cuando hablo de envidia, no es de la "sana", esa no existe: la envidia es enferma siempre.
PD2: Adelanto de una próxima entrada: ¿por qué el Festival Internacional de Bs As, que empieza el 4 de setiembre, hace dos meses que ya tiene, no solo lista, sino hasta IMPRESA la programación, y el del Mercosur recién está recibiendo propuestas locales...?

Logo del Festival

23 ago. 2007

"Ni siquiera somos peligrosos", "Mi Bello Dragón" y "Drácula"

Por Hernán Espinosa

Actualizo mi querida Ratonera después de los hechos de público conocimiento que me afectaron.
Mi primera "aparición en público" fue cuando fui a ver Ni siquiera somos peligrosos, en la sala Quinto Deva. Por alguna extraña razón, siempre me cuesta acordarme del nombre de esta obra. Lo tengo como borrado de mi mente. Negado diría yo. Ahhh, si uno pudiera hacer eso con los recuerdos... El primero que borraría sería el de esta obra. La idea de Oscar Rojo es original e interesante, eso hay que reconocerlo: todo el texto está conformado por artículos de la constitución nacional y leyes nacionales, tratados, etc. Los actores los dicen, los cantan (?), los actúan. Pero hasta allí llega la anécdota. No hay nada más. Conclusión: estoy cansado de ver obras en la que no entiendo cual es el mensaje (¿hay mensaje?). Estoy cansado de que me tomen el pelo en el nombre del arte y del teatro. Estoy cansado de desperdiciar mi tiempo y mi dinero en fantochadas como éstas. Lo mejor que tiene la obra: el diseño gráfico.

"Ni siquiera somos peligrosos". ¿Están seguros...?


El grupo El Grito Teatro se animó a producir una comedia musical infantil con todas las de la ley: Mi Bello Dragón, la simpática obra de Enrique Pinti. Un vistoso vestuario y sólidas actuaciones son los puntos sobresalientes de esta propuesta que logra enganchar a chicos y grandes por igual. Tal vez habría que señalar que la escenografía no es del todo práctica o convincente o que el hada ventolina es un tanto chillona, pero son detalles menores si se tiene en cuenta que Mi Bello Dragón se da el gusto de tener a 14 artistas en escena cantando en vivo (menos los coros, que van grabados) y de ostentar un despliegue que va a contrapelo de todo el teatro infantil cordobés (y de más allá). Sabemos que por estos días debutan en el Teatro del Lago de Carlos Paz, y merecen ir aún por más.

"Mi Bello Dragón", con un despliegue atípico en infantiles cordobeses.


El sábado pasado se produjo la vuelta de Drácula, el musical de Pepe Cibrián Campoy, esta vez en el Orfeo Superdomo (el Comedia no estaba, digamos, disponible...). Juan Rodó es dueño de un porte inimitable (por algo sigue calzándose los colmillos hace ya 15 años) y una voz que impresiona como pocas. Pero no se encuentra muy bien secundado. No es el mejor elenco de todas las versiones que pude ver, para nada. Y aunque se vean más actores en escena que otras veces (siempre que sale de gira, Cibrián acostumbra a traer versiones "devaluadas" de sus obras), aún hay detalles de la escenografía que se extrañan (la cama del Conde en el famoso Dúo Mina-Drácula, por ejemplo). Pero qué se le va a hacer: una vez más, el revoleo de las capas aterciopeladas, los pomposos vestidos palaciegos (de muy mal gusto en colores y adornos, por cierto), las incontables luces robóticas y el siempre presente (SIEMPRE) humo, cumplieron con su objetivo: impactar.-

"Drácula, el musical", con escenografía que no se vio en el Orfeo.