28 feb. 2008

Se viene "Hairspray" argentina

Con reality incluído. La protagonista de la versión argentina de la famosa comedia musical éxito en Broadway y Londres, será buscada en un programa de televisión producido por Adrián Suar, con Enrique Pinti a la cabeza (en el papel que en cine protagonizara John Travolta el año pasado). Es una modalidad que ya ha sido probada en Estados Unidos y Gran Bretaña, donde mediante un concurso televisivo (como "American Idol" o "Popstars"), se eligieron los protagonistas de musicales como La Novicia Rebelde, Grease o Joseph (en Holanda han hecho lo mismo con Tarzán y Evita).
Un dato interesante de Hairspray Argentina es que en la página oficial se detallan los requisitos de audición para los personajes restantes y se enumeran los cachets que cada actor recibirá. Ver aquí.

Hairspray en teatro


Travolta en la versión fílmica (con la adorable Nikky Blonsky)

Y acá un compilado del show en gira.




26 feb. 2008

La Ratonera en LA NACIÓN

Muchísimas gracias a La Nación por incluir a La Ratonera en su sección "Por los blogs". Ver aquí.

4 feb. 2008

Otro Mambrú en un musical


Esta vez se trata de Gerónimo Rauch, el que mejor voz tenía. Se encuentra en Madrid protagonizando Jesucristo Superstar desde diciembre del 2007, aparentemente gozando de gran éxito. Lo único es que está un poco excedido de peso. Tanto, que la escena de la crucifixión es... ¡con ropa!
Acá fotos de él en España y un videíto en la versión argentina (pero en inglés) de la misma obra.










3 feb. 2008

Juro que yo no escribí esto...

Aunque parece escrito por mi. Pero no. Se trata de Pablo Gorlero, de La Nación, en su crítica a El Burdel de París. La nota entera aquí.

"Qué difícil que parece lograr un musical argentino. Algunos critican cuando siempre aparecen los mismos nombres, pero los intentos siguen siendo en vano por lograr una obra teatral musical consistente desde la dramaturgia, la puesta y la partitura. Antes de entrar a ver el espectáculo, a este cronista le dijeron: "Tenés que ser abierto". Y no es precisamente abierto lo que uno tiene que ser para ver El burdel de París . Tiene que ser extremadamente benévolo y verlo como si fuera una muestra de fin de año de alguna academia de teatro musical. Y aquí viene el problema. No es una muestra de fin de año. Pretende ser un espectáculo digno de la avenida Corrientes, con gran producción y nombres que resuenan en el ambiente musical vernáculo.

Una lástima. Fuimos abiertos y pusimos ganas. Pero no salió bien. (...)"